Pesadilla en navidad. 3.

0
191

Acaso usted quiere despertar?

Le miré fijamente:

Claro que quiero despertar.

Aquí nadie despertará. Dijo el duende navideño.

El muñeco de nieve se está derritiendo, tarde o temprano colapsará.

Nuestro muñeco de nieve se encuentra en perfecto estado. Respondió el duende; la soberbia le salía por los poros.

Por supuesto que se está derritiendo, causará un daño in-cuantificable. Dije.

Usted no podrá acercarse al muñeco de nieve.

Soy libre de caminar por donde me plazca.

Qué hacia usted cerca del muñeco de nieve?

Una zanahoria en la nariz? Jajaja, que risa, me distraje pensando en la nariz de zanahoria, mientras el enano seguía con su bla, bla, bla.

Dicen que los duendes navideños fabrican juguetes, pero estos enanos vienen a molestarme.

Alguna vez ha pensado en contra del muñeco de nieve? Preguntó molesto.

Ese muñeco de nieve está envenenando a las personas, despide nitrógeno en forma de gas.

Estuvo cerca del muñeco de nieve?

Soy libre de caminar por donde quiera.

Encontramos una garrafa de gasolina y un yesquero.

Mute.

Aquí huele a combustible. Dijo el duende que olfateaba el piso.

Me mareo de tanta verborrea. Están esperando juguetes importados. Estos duendes vendían y compraban Dólares. Los duendes son amados, idolatrados; las mujeres buscan su compañía, los familiares y amigos le ofrecen reverencia. Estos tienen muchos Dólares. Yo, apenas tengo un juego de mesa que se llama: Monopolio.

El duendecillo insiste:

Usted está en contra de la navidad?

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here