La Razón, Castrada (II): La Promesa del A.M.O / Necropolítica en Tiempos de Crisis

arcomineroorinoco

Crédito: PROVEA

Necropolítica en tiempos de crisis.

 

I

Es bien conocido que existe, desde varios ministerios y entes públicos, una orden que prohibe la discusión en torno a los recientes mega-proyectos de minería en los espacios públicos del Estado-Gobierno. Orden que es por supuesto acatada de manera casi indiscutible por directores, gerentes y operadores de diversos centros de investigación del país. No se trata sólo de una orden ministerial, una especie de memorándum  institucional, sino de la existencia de una red de censura que funge como aparato de vigilancia y castigo en contra de toda voz crítica que pretenda impugnar las intenciones del Estado venezolano en materia minera.

Hace más de un mes recibimos la triste noticia de que el conversatorio del compañero Emiliano Terán Mantovani, Lecturas del extractivismo desde los territorios: hacia una geografía de conflictos ambientales en Venezuela había sido cancelado por órdenes directas del Ministerio del Poder Popular para la Cultura (Mpppc). Afortunadamente, el conversatorio se llevó a cabo poco tiempo después en los espacios del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC). El pasado domingo tuvimos al menos una buena noticia: La Plataforma Contra el Arco Minero informó acerca del carácter aún activo del Recurso de Nulidad contra el Arco Minero del Orinoco (A.M.O)

 

II

No es de extrañar el hecho de que en el juego de la Gubermentalidad bolivariana (…Como le es característico a la administración estatal de toda Biopolítica) exista una tensión ineludible entre fuerzas que pugnan por la democratización de las experiencias políticas, y fuerzas que no pretendan más que la aniquilación de cualquier posibilidad de siquiera discutir el rumbo efectivo de nuestra sociedad. Una suerte de biopolítica en la cual está contenida el Eros y Tánatos en partes desiguales. Decía un teórico anarquista –Les debo el nombre y el texto–, que no existen sino dos lados en la historia de la humanidad: Un lado, constituido por las fuerzas progresistas que hacen avanzar el continuum de la historia, y otro, que hace lo posible por la regresión hacia el pasado, o por lo menos, por la conservación del orden actual– Un planteamiento bastante maniqueísta, pero moderno en fin.

Con la reciente aceptación implícita de la insostenibilidad del modelo de desarrollo capitalista con base en la extracción petrolera, Venezuela ha entrado entonces en una fase alternativa en la estimulación de su mercado interno. Además, de la mano del Chavismo-realmente-existente y el mutismo de la MUD, se vislumbran destellos de una liberalización venidera que, lejos de concentrarse en la restricción y el re-pensamiento del accionar económico del aparataje estatal, se sustenta en la austeridad inducida de los sectores más vulnerables de la sociedad. No se trata del retorno hacia propuestas similares a la COPRE, por la racionalización de los recursos como lo propondría Cabrujas, o por la denuncia del despilfarro como lo haría Pérez Alfonzo; se trata sólo de una vulgar regresión fantasmagórica de la Gran Venezuela de Carlos Andrés Pérez (I): Un retorno al petro-estado opulento de la Venezuela Saudita, como nos lo diría Emiliano. O, al menos, es esa la promesa del Arco Minero del Orinoco y de la reciente gira del Presidente Nicolás Maduro por varios países productores de la OPEP.

Esta semana, por cierto, cayó nuevamente el precio del petróleo.

 

III

De tal manera que mientras el Estado cede su soberanía territorial, hambrea a su población, y cierra las válvulas de escape del pensamiento crítico, se plantea un proceso de liberalización forzosa a través del lenta pero segura liberación del control cambiario; créanlo o no, más que una loca idea del ex-ministro Miguel Pérez Abad, esta ha sido una política deliberada de Estado desde inicios de la crisis. Una liberalización que además tiene como sustento (1) la depredación violenta de la naturaleza, como otra muestra más del arrodillamiento ante el patrón civilizatorio hegemónico (2) el retorno al patrón extractivista, ahora minero y (3) los bolsillos de los trabajadores venezolanos. Capitales transnacionales, burócratas, y sectores de la mal-llamada burguesía nacional, todos danzando y agarrados de las manos, felices y contentos por el otorgamiento de concesiones y contratos que giran alrededor del gran negocio minero; y al otro lado de la acera, una población sumida en hambre y miseria.

Nos decía en clase la profesora Xiomara Martínez Oliveros (Quien es mucho más instruída en el problema de la administración democrática de los asuntos del Estado, que quien les escribe) que no existe una mejor receta para la repetición de un escenario semejante al ignominioso 27 de Febrero de 1989, que supermercados y abastos con los anaqueles llenos de productos importados, frente a una población que –Y esto se lo agregaría yo– por austeridad inducida, controlada, o gobernada, no puede consumirlos. Una odiosa, mezquina, y ruin necropolítica en tiempos de crisis.

Mientras que los egos falocráticos, defensores de la nomenklatura, e ‘intelectualidades orgánicas’ de la doctrina cuartelaria hacen alarde de sus “Borracheras de plaza pública” (Domingo Alberto Rangel dixit), se prohíben espacios de discusión por tratarse de voces disidentes ante lo que puede ser otro saqueo más del capital transnacional, en complicidad con las élites políticas y bajo la mirada silente del Estado (…) ¿La promesa del A.M.O? Bienestar, desarrollo y progreso a costa de la expoliación indiscriminada de nuestra naturaleza, y nuestra vida también.

Y no tienes que ser un teórico poscolonial, izquierdista, ni otro jípi-con-computadora para que te indigne esto.

GD Star Rating
loading...
La Razón, Castrada (II): La Promesa del A.M.O / Necropolítica en Tiempos de Crisis, 5.0 out of 5 based on 4 ratings
Juan Planas

Juan Planas

Estudiante de la Escuela de Sociología de la Universidad Central de Venezuela. Preparador del Departamento de Teoría Social.

Más posts


TwitterFacebookLinkedInGoogle Plus

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores
Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top