La Razón, Castrada: El Mito (I).

don-quixotesaaa

La Ilustración, en el más amplio sentido de pensamiento en continuo progreso, ha perseguido desde siempre el objetivo de liberar a los hombres del miedo y constituirlos en señores. Pero la tierra enteramente ilustrada resplandece bajo el signo de una triunfal calamidad. El programa de la Ilustración era el desencantamiento del mundo.

Horkheimer, M; Adorno, T. Dialéctica de la Ilustración (1944)


La Modernidad, tal y como ha sido concebida por Occidente Aquella abstracción colosal, monstruosa, más no monolítica de la cual también formamos parte, se ha dado la tarea, desde su irrupción en el continente de la historia, de elevar al Hombre al edén, hacerle dueño de sus propias fuerzas, dominar la Naturaleza, y transfigurar, con miras a la divinidad, a todo lo que ha descendido del cielo de la Razón.

De la Ilustración nace el mito, pues ¡Sapere Aude! Nos ha dicho Kant. O, al menos, eso ha querido ilustrar.  Que el Hombre, quien hasta el Siglo XVII se encontraba sujeto de fuerzas que le ocultaban, dominaban, o alejabanNos diría Hegel– del Espíritu Absoluto, se libere de sus cadenas y, con la Razón como instrumento, terraforme el Mundo a su querer. Cual Dios durmiente, que sueña y manipula la realidad a su antojo, la Razón se manifestaría como el reflejo en la mente de los hombres; el reflejo de su voluntad de poder, de su voluntad de Ser, ahora verdadera.

Pero la Razón ha sido castrada. Somos fragmentos de un Dios cuya esquizofrenia apenas podemos sospechar, pero cuyo odio contra los productos de su imaginación se empieza a develar. Lo que en algún momento se trató de un proyecto emancipatorio, de cuyos manantiales bebería la Filosofía moderna y sus respectivos sistemas de pensamiento, se ha convertido en la sinfonía de su propia destrucción. La distopía Weberiana, que advertiría la aparición del horizonte de la historia del «Entzauberung der Welt», o la pérdida del sentido como el be-all, end-all de la civilización occidental, parece ser la narrativa real del devenir de nuestras sociedades capitalistas: El λóγος, o «lôgos técnico», como epítome de la Modernidad.

La Razón, ahora castrada, la cual se ha rebelado por sí misma en contra del Hombre, impone la tiranía de la crítica primordial sobre sí misma en el juego de la reflexividad (…) ¿Hemos corrompido nosotros a su Espíritu? ¿O somos nosotros producto de su corrupción? ¿O ha sido, por el contrario, la Ilustración y su proyecto civilizatorio, una mera ilusión? ¿En dónde se encuentra, entonces, la Razón? La respuesta reside en la persecución del Mito: En el «Dasein» de Heidegger; en el «Ser-Para-Sí» Sartreano. La Modernidad no es más que el amor por el mito. El proyecto de la Ilustración y la Modernidad como su Espíritu, han pretendido dar –Aún a partir de una racionalidad eurocéntrica, occidental, y obscenamente universalista– con una respuesta a la pregunta por el Ser: A la pregunta del cómo trascender el anhelo del Ser por nuestros propios medios, en aras de ascender a la divinidad. La disputa por la Modernidad ha sido, desde sus principios y hasta nuestros días, la lucha por alcanzar la transfiguración original de nuestros sueños: El Mito.


El presente escrito se trata de una primera entrega en una serie de tres artículos orientados al problema de la institución y permanencia de una Razón Crítica en el devenir socio-político venezolano. La primera parte, El Mito, sirve a manera de introducir al lector a una serie de conceptos filosóficos y debates fundamentales, provenientes en su mayoría de la tradición filosófica alemana y la Escuela de Frankfurt, que fungen como un anclaje teórico para la discusión sobre el Qué-Hacer de la Modernidad en la sociedad venezolana.
GD Star Rating
loading...
La Razón, Castrada: El Mito (I)., 3.0 out of 5 based on 2 ratings
Juan Planas

Juan Planas

Estudiante de la Escuela de Sociología de la Universidad Central de Venezuela. Preparador del Departamento de Teoría Social.

Más posts


TwitterFacebookLinkedInGoogle Plus

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores
Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top