DIFERENCIAS ENTRE HITLER Y CHAVEZ

2
576

Vamos a matar dos pájaros de un tiro. Primero, continuemos con un punto que surgió de un post anterior, cuáles son las diferencias entre Hugo Chávez y Adolf Hitler. Segundo, elaboremos un poco más sobre el asunto de los supuestos magnicidios al máximo líder, algo que también ocupó un post publicado en otro lugar.

Ya sabemos que Hugo Chávez ha sabido capitalizar la crisis venezolana la cual es, estructuralmente hablando, similar a la crisis que llevó al poder a Adolf Hitler. Con todo y lo odioso que Chávez es para la oposición, debemos reconocer que hay grandes distancias entre ambas figuras. ¡Ya quisiera uno tener el lugar en la historia que logró el otro!

Fuera de las obviedades físicas, creo que estas serían algunas diferencias fundamentales:

1. Hitler escribió un libro. Con todo lo loco y maligno de lo expresado en Main Kampf (“Mi Causa”, por Adolf Hitler), el asunto es que Hitler puso por escrito lo que sería su plan de acción. Fue congruente y decidido con su propio delirio, y lo llevo hasta las últimas consecuencias. Estaba convencido de algo (nefasto) y dió su vida, literalmente, por ello. Chavez por el contrario nos ha ido soltando sus ideas conforme se le ocurren, en largos soliloquios que, es cierto, se fundamentan en el mismo romanticismo germano, pero que culipandean de acuerdo a la necesidad de mantenerse en el poder. Es famoso el video de CNN donde el comandante niega todo lo que está haciendo desde hace un tiempo. Además, vemos como sus ideas van mutando alrededor de algo vago e impreciso que no termina de cuajar. La Alemania nazi fue un experimento programado, la Venezuela revolucionaria es un experimento por ensayo y error.

2. Ambos tienen un trasfondo psicopatológico distinto. Reconociendo que lo que voy a decir no tiene valor diagnóstico sino meramente ilustrativo, resulta interesante que si tomamos los indicadores de cada uno de los personajes en cuestión, puede decirse que lo de Hitler se asemeja más a un cuadro psicótico, mientras que lo de Chávez tiene todos los visos de un trastorno de personalidad. Son dos patologías completamente distintas. Esto se nota en un rasgo fundamental que diferencia las acciones de cada uno: Chávez, a la hora de la chiquita recula, y cuando no le conviene, hace lo que mejor sabe: hacerse el loco. Esto habla de su “convencimiento” en la revolución bonita y, a la vez, de sus verdaderas motivaciones. Pareciera que hace lo que sea con tal de mantenerse en el poder. Hitler por el contrario, era incapaz de ceder a la realidad. Estaba empeñado en seguir “su causa”. Por eso perdió la guerra, porque seguía la lógica de su locura (p.ej. como creía en la grandeza germana abrió varios frentes de guerra a la vez). En corto, uno estaba realmente loco, el otro solo se hace.

3. El tema de los atentados. La diferencia de nuestros personajes respecto a este punto deja ver que:

a) Vivimos momentos muy distintos: si algo tiene de bueno la globalización y la tecnología es que logra crear una matriz de opinión que tiene incidencia real sobre la vida de un país. Por algo el comandante está furioso con las redes sociales e Internet, porque son una ventana por la que el mundo puede ver lo que pasa en Venezuela. Como dato curioso, al principio el mundo tenía ciertas esperanzas en el proceso venezolano. Una década después, y con las excepciones de unos pocos ilusos o desubicados, el consenso general de la opinión mundial duda de la autollamada revolución bolivariana.

b) Si lo que dicen algunos historiadores es cierto, la violencia simbólica va desplazando a la violencia física, de manera que el discurso (chavista) sería una forma de control equivalente a los campos de concentración (nazi). La agresión física desplazada por la palabra. Hay que aclarar acá que esto no es mera cortesía o evolución. Sin la presión de la sociedad, el retorno de la violencia física está a la vuelta de la esquina. Por eso los judios, que aprendieron bien la lección, mantienen los museos del holocausto, para recordar lo que pasa cuando nos descuidamos frente a ciertos personajes.

En fin, el punto acá es que sabemos que Hitler realmente tuvo una serie de atentados. Están documentados y hay pruebas reales. Los magnicidios en Venezuela no tienen la seriedad y la contundencia de los atentados a Hitler. La guachafa revolucionaria en Venezuela denuncia de tanto en tanto un supuesto intento de magnicidio. Hemos visto al máximo lider sacar una hoja blanca y dibujar un avioncito, mostrar una bazuca sacada de quien sabe donde y, más alla de eso, miles y miles de cuentos acerca de un eficientísimo cuerpo de seguridad que desmantela atentados pero no arresta a nadie, o por lo menos identifica a algún responsable real.

Esta manera tan patética de fundamentar las cosas, la misma estrategia usada por Eva Golinger para “demostrar” la presencia de la CIA en Venezuela nos lleva al siguiente punto de este interesante recorrido:

¿A quién le habla Hugo Chávez?

La respuesta en un próximo post.

2 Comentarios

  1. hitler no solamente derecha sino ultra derecha .
    chavez izquierda gracias a dios.
    no hay comparacion la derecha son unos asesinos en serie algunos ejemplos latinos
    pinochet
    dictadura salvadoreña
    batista en cuba
    militarismo argentino
    gringueros calombianos los titeres handureños etc……
    chaves quizas no tiene el don de gobernar de hitler pero tiene la voluntad de ayudar a los mas nesecitados y no como los gringueros latinos que solo ayudan a la clase alta.

  2. “chaves quizas no tiene el don de gobernar de hitler pero tiene la voluntad de ayudar a los mas nesecitados y no como los gringueros latinos que solo ayudan a la clase alta.”

    ¿Será el mismo Aitor? Si no es, ¡santos imbéciles batman!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here