Entre tener pueblo y no tenerlo

Recientemente, en una típica discusión política inevitable de nuestros días, el argumento de un partidario acérrimo oficialista eran los llamados logros recientes de la revolución y de todo lo que han podido hacer primeramente  porque gozaban de tener respaldo popular, de tener pueblo. Tanto me llamó la atención el postulado anterior simplemente porque no deja de ser cierto, al menos desde la vocería del gobierno, el enorme, infranqueable e inquebrantable respaldo popular del que gozan.

No tardé en reconocer que había, sin duda, razón (a medias) en la sentencia anterior. Y en un esfuerzo por cavar más hondo en esta dirección descubrí otras tantas verdades.

Quedarse en la pura aseveración puede e implica una serie de realidades sociales y económicas endorsadas que no están presentes en la realidad actual. Esto ya que la palabra pueblo es un poderoso símbolo que siempre ha sido muy codiciado y ultrajado por los demagogos para sus íntimos intereses. Esta simple palabra lleva adosado soberanía, razón, moralidad, libertad, en fin, credibilidad. De modo que el problema se reduce a preguntarse qué características tiene ese pueblo que los respalda.

Dado el gran consentimiento de un importante sector de la población sobre las declaraciones oficiales de la situación nacional por parte del gobierno, aún en evidencia de una enorme disociación con los indicadores económicos y sociales, con sus respectivas tendencias, no queda otra alternativa que suponer también que ese pueblo posee características muy especiales. Es un pueblo que asumió una autoridad, que delegó la verdad en un tercero, aquella que en el resquemor social por la marginación de tantos años donde le quedaron sólo sus símbolos y la esperanza, permitió que un grupo manipulara estos elementos para convertirlos en sus esclavos intelectuales. Esperanza que fue manipulada sistemáticamente para reclamar venganza contra un enemigo que resultó ser vuestro propio vecino. Todo como una vil excusa para justificar los errores cometidos de un modelo social/económico obsoleto, plagado además de incompetencia, de inmoralidad y de los errores intrínsecos al modelo mismo.

La verdad es que no tienen un pueblo libre, tienen una masa social mayoritariamente poseída por el condicionamiento intelectual que necesita consumir del verbo agresivo y violento para mantenerse activos en defensa de lo único que poseen: los símbolos y la esperanza. Este régimen conoce bien cómo manipular ese condicionamiento y no ha vacilado en profundizar su adoctrinamiento en las etapas iniciales del aprendizaje humano. El mensaje es muy claro: quieren más pueblo.

¿Cómo se revierte una situación así? Los índices indican una inminente fractura económica y social, de lo que apenas hemos empezado a vivir los temblores del crac que se avecina. Recuérdese que las personas no cambian por los resultados de sus experiencias sino por la perspectiva desde la que asimilan los hechos. Quien nunca transforma de paradigma simplemente se acostumbra y hasta justifica lo que le sucede a su alrededor. Así vemos colas en los mercados, racionamiento de insumos, delincuencia inmensurable y pare de contar y, sin embargo, no pasa nada en esas clases sociales más vulnerables, que en principio son los más afectados.

Desde mi análisis esta situación se revierte implementando un nuevo conjunto de símbolos. Pero no uno cualquiera cuyo resultado sea cambiar de adoctrinamiento y condicionamiento intelectual, sino uno muy especial, uno que permita la generación de nuevas condiciones que lo desenmascaren y destruyan a sí mismo y a otros conjuntos de símbolos y doctrinas. De forma similar a como los organismos vivos generan anticuerpos en presencia de una pequeña dosis de un determinado virus, una vez que el organismo ha convivido un tiempo prudente y en intensidad moderada para adaptarse al virus en cuestión. Debe ser un proceso de aprendizaje, estructuración, asimilación y evolución.

¿Por qué debe ser de esta forma? Porque ya está programado en los cerebros de los individuos de la sociedad moderna su forma de procesar y asimilar la información, de procesar los hechos. Así funcionan. De estas condiciones iniciales debemos valernos para iniciar nuevos caminos.

Es así como al oficialismo le sobra pueblo, le sobra pueblo esclavizado, quieren más pueblo condicionado, quieren más mentes que deleguen la verdad en ellos y en nadie más que ellos, el resto, es el culpable de sus calamidades. ¿Pruebas? No necesitan, resulta per se evidente.

GD Star Rating
loading...
Entre tener pueblo y no tenerlo, 5.0 out of 5 based on 5 ratings
 Entre tener pueblo y no tenerlo

ejpaezb

Ingeniero, MSc en Física, filósofo natural.

Más posts

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

3 Comentarios

  1. Charo dijo:

    Breve pero preciso análisis. Espléndido diría yo. Sin embargo difiero en que el régimen chavista ha sido ineficiente e incompetente, todo lo contrario. La crisis económica, la de valores individuales y muy posiblemente la crisis de la inseguridad; han sido partes del itinerario trazado por el régimen para lograr con mayor facilidad el condicionamiento del pueblo para así esclavizarlo, que estos deleguen en el régimen su verdad y así perpetuarse en el poder. Una vez más espléndido análisis.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 2 Thumb down 2

  2. JFC dijo:

    Desde que apareció este “fenómeno” en el pueblo venezolano no he dejado de preguntarme cual es la razón de semejante comportamiento totalmente irracional e incoherente. Me he leído varias publicaciones de intelectuales/sociólogos del país y las conclusiones al final de las lecturas son vagas porque en realidad no cierran el tema con claridad o simplemente no se atreven a darle el calificativo correcto a este comportamiento.

    No obstante debo advertir que el psicólogo Manuel Barroso en su libro sobre la autoestima del venezolano da casi de lleno en el misterio y lo refleja a su manera cuando dice que el venezolano lleva el rancho en la cabeza…

    Sin embargo, el término más aproximado para entender lo que ocurre en el país logré visualizarlo en el excelente ensayo sobre la estupidez humana del historiador Carlo Cipolla. Allí está de manera descarnada los cuatro grupos humanos por decirlo así que conviven en una población. El inteligente, el ingenuo, el malvado y el estúpido.

    Terminada la lectura del ensayo sobre la estupidez humana solo se llega a la triste conclusión de que simplemente estamos rodeados de estúpidos de acuerdo a la definición dada por Cipolla, mientras que el Gobierno está conformado por malvados. Los estúpidos según la definición del historiador son aquellas personas que hacen daño a otras personas sin conseguir ningún beneficio a cambio e incluso llegan a perjudicarse a sí mismas. Este es el incongruente comportamiento de este pueblo que viviendo y sufriendo las consecuencias de las malas políticas en general siguen con acérrima ceguera apoyando y defendiendo lo que no tiene sentido.

    En la lectura de este jocoso y refrescante escrito hay una sentencia realmente abrumadora: Una civilización en decadencia es aquella en donde el número de estúpidos supera al número de inteligentes.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 3 Thumb down 1

  3. ejpaezb dijo:

    Gracias por sus constructivos comentarios. Pudiera acordar hasta cierto punto el convulsionado itinerario económico y social, sin embargo, no estoy del todo convencido que haya habido un itinerario para la inseguridad. Me gustaría leer más argumentos sobre el itineriario. Creo que la inseguridad fue un problema siempre latente que se intensificó y ahora resulta indetenible (moralmente) por el régimen, por lo que luego no quedó de otra que incorporarlo a la mesa para comer con él: la desidia en su flor!

    En relación a la simbiosis estúpidos-malvados, debo decir que concuerdo y, tratando de dar respuesta en función del artículo original sobre por qué hay mayoría de estúpidos, debo enfatizar que la carencia de educación crítica en un individuo, que fomente el análisis profundo, es un maravilloso cultivo para símbolos y dogmas, que sumado a muchos años de gobiernos indulgentes dieron vida a una actual gangrenosa simbiosis estúpidos-malvados.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 1 Thumb down 1

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

*

Para insertar una imagen, escribe
<img src="http://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

 

Top