Crónicas de la República Bananera de Venezuela

Preámbulo

Un grupo de amigos llevábamos un tiempo comentando sobre política en clave ácida, pero de forma privada. Un día decidimos hacerlo en público, a ver qué salía.

Lo llamamos República Bananera de Venezuela, y le dimos un pequeño hogar en Facebook. Nada demasiado ambicioso: Un lugar donde exponer y comentar cualquier noticia nacional que nos pareciera tragicómica, de esas cuestiones que nos hacen decir “sólo en Venezuela pasa esta vaina”, “Por eso es que Venezuela está como está” o clichés similares.

Poco a poco se fueron uniendo otros compatriotas con una óptica similar a la nuestra, y la cuestión pasó de ser privada, a un pequeño y ameno foro donde tratábamos asuntos de política nacional de forma satírica, con tendencias hacia el humor negro y ácido.

Pero todo cambió un buen día, cuando un fotomontaje de mi autoría reventaría las visitas a la página, y decenas de usuarios nos dieron like. Triplicamos nuestra población  en apenas dos días.

montaje Crónicas de la República Bananera de Venezuela

No, es solo Chuck Testa.

Por lo tanto, decidimos darle utilidad a la página, y utilizarla como una especie de experimento social, de herramienta diagnóstica, para señalar de una buena vez algunos factores y comportamientos que hacen de Venezuela, una República Bananera.

Primero, ubiquémonos en contexto:

Quizá la definición más neutral e inmediata que podemos encontrar sea de la no-muy-valorada Wikipedia, la cual define a República Bananera como:

(…) es un término peyorativo para un país que sea considerado como políticamente inestable, empobrecido y atrasado, cuya economía depende de unos pocos productos de escaso valor agregado (simbolizados por las bananas), gobernado por un dictador o una junta militar. (…) El término fue acuñado por O. Henry, humorista y escritor de cuentos cortos estadounidense, para referirse a Honduras en Cabbages and Kings (1904, cuentos cortos ambientados en Centroamérica). El término República en esa época (a inicios del siglo XX) era también un eufemismo de dictadura.

A su vez, nombra otras características, históricas y actuales, de aquellos países donde se populariza el término.

(…) Otro rasgo notable en este estereotipo es que en la “república bananera” la corrupción es práctica corriente en cada aspecto de la vida cotidiana, siendo comúnmente desobedecidas las leyes del país. (…) Posteriormente se popularizó la denominación de “república bananera” para hacerla extensiva de manera peyorativa a cualquier país del mundo que se considere como plagado de inestabilidad política, corrupción, e ilegalidad en su vida cotidiana.

019 Crónicas de la República Bananera de Venezuela

Quizá muy precoz para la acuñación del término, pero bastante interesante la percepción francesa de entonces hacia el presidente Cipriano Castro.

Entonces ¿Es Venezuela hoy día una República Bananera? Puntualicemos:

1. Hoy en día, la enfermedad de un sólo ciudadano ha incrementado la tensión política en un país casi dividido por la mitad: Una que considera insustituible al enfermo, y que se enfrenta ante la terrible realidad de que su mesías no es inmortal; y otra que ha fracasado constantemente en convencer a esa otra mitad, que hemos desperdiciado circunstancias preciosas para el desarrollo sustentable en manos de la demagogia. Un país cuyo gobierno se tambalea junto a la salud de su presidente, es políticamente inestable.

2. Un país que, a pesar de un ingreso de divisas tremendo gracias a un evento tan fortuito como lo son los precios de los hidrocarburos, esté experimentando una devaluación implícita brutal durante varios años, la cual se ha recrudecido en los últimos meses haciendo casi inevitable una próxima devaluación formal de la moneda; así como una de las inflaciones anuales más altas del mundo, consecuencia de lo anterior, un país donde el sueldo entero de un profesional no alcanza ni para pagar un alquiler, es un país emprobrecido.

3. Un país carente de desarrollo endógeno real, que necesita importar tecnología para no aislarse; con una producción casi nula en generación de conocimiento científico y en el desarrollo de avances tecnológicos propios; y que socialmente se quedó estancado en problemas tan primarios como la inseguridad personal, la escasez de alimentos, la calidad de los servicios públicos y el rendimiento del salario; un país donde ni siquiera se garantiza el suministro de energía eléctrica y de agua potable 24/7, es un país atrasado.

4. Un país que exporta casi toda la materia prima que produce, para importarla ya procesada; un país que es incapaz de autoabastecerse de insumos y productos básicos; un país cuya planificación se arma en base a los precios internacionales de commodities, cuya industria casi no agrega valor, es un país cuya economía depende de unos pocos productos de poco valor agregado. Nuestra riqueza viene generada casi exclusivamente de la explotación de la naturaleza y su inestabilidad, dejando a un lado la riqueza generada por el trabajo humano.

En honor a la objetividad, preferimos evitar el uso de la palabra dictadura a la hora de referirnos a los últimos catorce años de gobierno, lo que no significa que consideremos sana una democracia donde todos sus poderes públicos giran en torno a una sola parcialidad política, y donde una gran parte de la sociedad espera a una única voz de comando para poder proceder u opinar sobre algo. Ni hablar del hecho de que 10 de nuestras 23 gobernaciones han sido adjudicadas a militares en situación de retiro.

¿Cumple o no cumple Venezuela con las características propias del estereotipo bananero? Ante las evidencias, no me atrevería a decir que no. Aunque seguramente habrán disensos, no solamente de parte del sentimiento oficialista, sino también de algunos sectores de la oposición.

Sin embargo, partiendo del enunciado que indica que sí lo somos, tenemos la convicción de que una República no se hace bananera a causa de sus políticos, sus gobernantes, o la injerencia extranjera, sea pública o privada. Estos entes simplemente aprovechan una serie de características en su población para poder sacarle lucro al bananismo de una Nación.

Con la siguiente serie de artículos, buscamos delimitar las causas del bananismo, basándonos en el comportamiento evidenciado en nuestro pequeño experimento mencionado anteriormente. La página ha sido utilizada como cebo hacia sectores radicales de la población venezolana, que dan muestras de comportamientos y características socioculturales que queremos describir, y señalar como muestra de bananismo.

Será un trabajo un tanto arduo, en el que estamos trabajando unos cuantos; pero creemos que sus frutos podrán ser muy esclarecedores.

Próxima entrega:
Crónicas de la República Bananera de Venezuela (I): Del pensamiento pavloviano del fanático político venezolano

GD Star Rating
loading...
Crónicas de la República Bananera de Venezuela, 5.0 out of 5 based on 18 ratings
 Crónicas de la República Bananera de Venezuela

Rubén Rojas Gratz

Progresivamente escéptico, políticamente incorrecto, sexualmente pervertido, religiosamente abstemio, musicalmente caprichoso, selectivamente olvidadizo...

Más posts


twitter Crónicas de la República Bananera de Venezuelafacebook Crónicas de la República Bananera de Venezuela

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo

Publicaciones relacionadas

9 Comentarios

  1. Alfonzo Diaz dijo:

    Excelente! Mas desglosado imposible!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. loroferoz dijo:

    “Un grupo de amigos llevábamos un tiempo comentando sobre política en clave ácida, pero de forma privada.”

    Ñoooo, uds. deben tener una mente que no quiero conocer por lo volada, si se puede comentar algo de Venezuela que sea mas acido de lo que se presenta a los ojos.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Rubén Rojas Gratz dijo:

    @loroferoz: Bueno… Desde ese punto de vista, estaríamos de psiquiátrico!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Gama Rei dijo:

    ¡Con que eran ustedes! Es interesante el experimento, ya que al no identificarse ni como chavistas ni opositores explícitamente, provocan cortocircuitos en la gente.

    Por lo menos todavía no han hablado de ustedes en La Hojilla, si llega a ocurrir eso, será épico.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Rubén Rojas Gratz dijo:

    @Gama Rei: Nos extraña profundamente que ni siquiera en la Trinchera Creativa. Uno de los administradores ha estado publicando varias respuestas a sus “geniales” composiciones gráficas.

    Tampoco es que la página haya alcanzado demasiada difusión, pero si hay algo de bulla ;)

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. OSGuido dijo:

    @Rubén Rojas Gratz:

    Admitir nuestra existencia es mostrar cosas que no quieren que se vean en Trinchera, Rubén.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

*

Para insertar una imagen, escribe
<img src="http://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

Top